Avisar de contenido inadecuado
Expand

Hedera, hiedra de interior

Aunque lo más común es que nos encontremos a la hiedra como planta de exterior, existen algunas variedades de la misma familia que son empleadas como especie de interior de medidas mucho más reducidas. Éste es el caso de la hedera, bastante fácil de cuidar y de alto valor ornamental. Originaria de Europa, es frecuente encontrarla también en el norte de África y, desde la India hasta Japón, en Asia. Existen muchas variedades, pero distinguiremos principalmente entre las de hojas completamente verdes y las que las tienen manchadas en blanco o en amarillo.

¿Cómo son?
Pertenecen a la familia de las araliáceas y sólo tienen siete especies, de las cuales, dos son las comúnmente empleadas para interior; las Hederas Helix, con numerosas variedades y las Hederas Canariensis. La primera de ellas muestra variaciones en cuanto al tamaño de las hojas, su forma y colorido, así podemos encontrar desde hojas con simple forma de escudo, hasta originales formas estrelladas, con la hoja completamente verde. La segunda presenta hojas de mayor tamaño y con una gama cromática más amplia.

Su desarrollo es bastante rápido, llegando a alcanzar los 60 cm. de longitud. Las especies de interior nunca florecen, el resto lo hacen en primavera. Se multiplican mediante esquejes de forma muy sencilla. Lo ideal es colocarlos directamente en la maceta que los queramos cultivar, para evitar pérdidas en el trasplante. Bastará con coger tallos de 10 ó 15 cm. de los extremos y clavarlos en turba húmeda. Lo mejor es poner dos o tres en cada maceta y pulverizarlos a menudo a una temperatura de 20 ºC.

No olvidar algunos cuidados básicos
Lo mejor es situar la hedera en un lugar con luz indirecta. Resiste bien la sombra, aunque, en este caso, las hojas jaspeadas perderán su color y serán completamente verdes. Asimismo, los rayos de sol directo pueden dejar a la planta descolorida.

El ambiente debe ser fresco, con una temperatura que oscile entre los 14 y los 18 ºC, aunque se adapta bastante bien a situaciones adversas. En invierno es conveniente no colocarla muy cerca de los radiadores, ya que no aguanta bien el calor tan directo. Si la tenemos en un lugar con calefacción, intentaremos que el ambiente de la habitación sea húmedo, para ello podemos pulverizar la planta. Durante los meses de verano realizaremos esta acción con bastante frecuencia, al menos dos veces por semana. Una buena alternativa será poner la planta sobre un cuenco con guijarros mojados.

Como ya le suministramos agua mediante el pulverizado, no será necesario regarla en exceso, será suficiente con hacerlo una vez a la semana durante el invierno y dos veces a la semana en el verano.

{
}
Expand

Calabaza gigante

Si pensamos en cultivar un huerto en el exterior de nuestro hogar, o introducir nuevas variedades en éste, hemos de pensar en la familia de las cucurbitáceas. Ésta engloba hortalizas como el pepino o el melón, así como el calabacín o la cucurbita maxima que no es otra que la calabaza grande. El cultivo de éste último fruto cumplirá una doble función: por un lado lo utilizaremos en la cocina en múltiples recetas y, por otro, producirá un gran efecto decorativo en el jardín.

El origen de la calabaza se sitúa en diferentes partes del mundo. Su cultivo era habitual en México, donde formaba parte de la dieta de la civilización maya, así como de la China o India; su uso se extendía incluso a la fabricación de objetos del hogar como cucharas o de instrumentos musicales.

La calabaza grande, de piel gruesa y color anaranjado, adquiere un tamaño considerable, llegando a batir verdaderos récords de tamaño y peso.

Cultivo espaciado
Lo primero que hemos de tener en cuenta a la hora del cultivo es que necesita un espacio amplio para desarrollarse, por lo que en el huerto situado en un jardín, posiblemente pequeño, no plantaremos más de dos o tres ejemplares, con un espacio mínimo de uno o dos metros entre ellos.

A principios de la primavera realizaremos el cultivo de las semillas, tres o cuatro en cada orificio. Esto nos permitirá que cuando las plantas comiencen su desarrollo podamos elegir la mejor de cada ubicación y eliminar las demás. El terreno más adecuado, en un lugar soleado y protegido del viento, ha de tener un buen drenaje.

Los cuidados más sencillos
El riego es importante para el correcto crecimiento de nuestra hortaliza; sin embargo, es preferible regar alrededor del vegetal o por goteo, ya que el agua directa sobre el vegetal o el fruto produciría podredumbre. Aunque la calabaza no es excesivamente exigente en nutrientes, la cultivaremos en un terreno fértil y añadiremos abono natural para su desarrollo óptimo.

La recolección tiene lugar durante el otoño, cuando el fruto ha madurado, ha alcanzado su tamaño máximo y la piel está completamente endurecida. Es importante retirarlo de la planta antes de que comiencen las primeras heladas; lo conservaremos en el interior en un lugar fresco.

Combate las enfermedades y plagas
Uno de los hongos que suele padecer la calabacera es el oidio, que hará que las hojas se marchiten; para evitarlo aplicaremos fungicidas específicos. El mildíu es otra enfermedad bastante común; lo evitaremos garantizando la buena ventilación del vegetal.

En cuanto a las plagas que aparecerán destacan el pulgón negro, que combatiremos con agua jabonosa, y la araña roja, que seca las hojas y que eliminaremos mediante un acaricida. Asimismo, no olvidaremos eliminar regularmente la maleza, que resta nutrientes a la planta y que entorpece la prevención contra las enfermedades.

Expand

El cordline, un tipo de palmera

Tropical y de fácil cultivo, el cordiline trae a nuestros hogares el exotismo de países lejanos gracias a su apariencia de palmera. Su versatilidad proviene de su capacidad para adaptarse tanto a exteriores como interiores. Aunque es muy frecuente verla en una maceta dentro de las casas, a modo de bonsái, tampoco es mala idea instalarla en el jardín, dando verticalidad a los parterres. Cualquiera que sea el modo que elijas para cuidarla, para que luzca sana y fuerte sólo tienes que seguir estos pequeños consejos.

El Cordyline Australis, nombre científico de este ejemplar, procede de Oceanía y Asia y pertenece a la familia de las agaváceas. De crecimiento lento, destacan sus ornamentales hojas planas, que suelen ser verdes, aunque pueden incorporar tonalidades rosadas o púrpuras. Cuando han alcanzado un elevado estado de desarrollo y siempre en verano, ofrecen pequeñas flores blancas o de color beige. También da frutos en forma de baya blanquecina.

A la hora de cultivar, el cordiline, o también llamado árbol repollo, no requiere un terreno muy específico. Es suficiente que esté drenado, aireado y seco, aunque en los primeros años de cultivo es mejor que esté convenientemente húmedo.

Cuidados para un óptimo desarrollo
Como en la mayoría de las plantas, factores como riego, sol y temperatura son esenciales para un cordiline de larga vida. Los recursos hídricos que necesita son medios, evitando siempre encharcar la tierra, pero elevando las cantidades en verano. Notaremos la carencia de agua cuando aparezcan en las hojas manchas marrones.

La temperatura ha de ser cálida y moderada, sin cambios bruscos, entre los 20 y 25 ºC, evitando bajar de los 5 ºC, ya que no resiste bien el frío. Tampoco le viene bien mucho calor, las corrientes de aire o un ambiente excesivamente seco. Por eso, si fuera necesario, humedeceremos la estancia donde se encuentre.

Respecto a la luz, es una planta que necesita grandes dosis, pero evitando exposiciones solares muy intensas, especialmente en los meses de verano. La decoloración de las hojas no supone que éstas se estén quemando por un exceso de luz como podría parecer, sino más bien al contrario: indican una exposición insuficiente.

Para mejorar su estado de salud, nada mejor que añadir un poco de abono estándar, a ser posible líquido, diluido en el agua de riego. Respecto a las plagas, puede sufrir el ataque de arañas rojas y cochinillas, así como quedar afectadas por enfermedades fúngicas. Para evitar estos inconvenientes hemos de controlar el riego y eliminar hojas y flores mustias. Su multiplicación se realiza a través de semillas, estaca o por acodo.

Expand

El tomate

El tomate es una de las hortalizas más utilizadas dentro de la gastronomía puesto que está presente en gran cantidad de recetas. Los orígenes de esta hortaliza están en el cono sur, de Colombia a Chile, si bien fue en México donde comenzó a cultivarse al margen de las malas hierbas.

Características
Pertenece a la familia Solanaceae y la especie responde al nombre científico de Lycopersicon esculentum Mill. El tomate es una planta que se cultiva anualmente y de carácter perenne.

Sus hojas se disponen alternativamente sobre el tallo cuyo eje principal posee un grosor de entre 2 y 4 cm. La flor suele constar de 5 sépalos o más, generalmente de color amarillo. Su fruto puede alcanzar un peso de hasta 600 gramos.

Tiene propiedades diuréticas y laxantes. Se trata de un fruto muy rico en agua y con tan solo 18 calorías por cada 100 gramos. Contiene potasio, calcio, magnesio, fósforo y las vitaminas A y C.

Cultivo
Su temperatura ideal admite un intervalo entre 20 y 30º de día entre 1 y 17º de noche. El desarrollo de la planta se vería afectado en la fructificación sino se respetan estas temperaturas puesto que pueden aparecer manchas en los tomates durante el proceso de maduración.

Otro aspecto importante para el cultivo del tomate es la humedad, cuyo valor óptimo se situaría entre un 60 y un 80%, por debajo o por encima de estos porcenrtajes, el fruto suele rajarse y perder calidad. También suele afectarle la escasa luminosidad.

Por último, indicar que no se trata de una planta exigente en cuanto al suelo donde crece.

Una vez arrancado de la mata, suele durar hasta un máximo de 10 días.

Curiosidades
Su contenido en licopeno también nos ayuda ante el envejecimiento evitando que los radicales libres dañen las articulaciones, músculos e incluso a las células cerebrales. Además, está relacionado con la cura de enfermedades como el reuma, problemas hepáticos y glandulares, contra el ácido úrico, desintoxicante, incidencias circulatorias, etc.

{
}
Expand

Bergenia, especie típica de siberia

Pese a que la naturaleza parece descansar en época de invierno, hay plantas que se empeñan a florecer y desafiar el frío; tal es el caso de la Bergenia Crassifolia. Perteneciente a la familia Saxifragáceas, se trata de un ejemplar procedente de regiones siberianas. Lo más llamativo de esta especie es su floración invernal, por lo que se le atribuye el nombre de 'hortensia de invierno'.

Su nombre también se debe a que en este tiempo no pierde sus tallos ni sus hojas. Es de larga duración y requiere muy bajo mantenimiento en jardín. Puede ser ideal para situarla en sombra o semisombra incluso también puede utilizarse para decorar interiores, capaz de crear un ambiente de tranquilidad y armonía para tu hogar. La composición de sus flores brillantes de color rosado, en forma de campanita, y sus anchas hojas verdes, grandes y lustrosas, ofrecen un contraste delicioso con un ligero toque aromático. En el exterior, esta peculiar planta de frío puede alcanzar hasta los 45 cm. de altura

Un buen lugar para situarla
Para un desarrollo equilibrado se aconseja cultivarla en el exterior. Lo más frecuente es ubicarla en el jardín en todas las estaciones del año, ya que no temen a bajas temperaturas. La fortaleza que la caracteriza permite soportar hasta los -7 ºC, pero puede perder su follaje a los -3 ºC.

Sus anchas hojas de color verde brillante suelen enrojecer en época de otoño, pero con la llegada de la primavera comienzan a producir tallos y hojas. Es muy rústica y se adapta bien a diversos terrenos y exposiciones.

Un cultivo 'todoterreno'
Para que arraigue bien requiere suelos sueltos, ricos en nutrientes y fértiles, aunque se adapta a cualquier tipo de terreno, siempre y cuando, cuente con la humedad y el drenaje adecuado. La plantación será en semisombra, preferentemente, aunque también se puede cultivar en lugares con sol directo (en este caso, necesitaría más humedad). Si piensas plantar en el exterior, procura que sea siempre en un terreno húmedo, con una temperatura de cultivo entre 12 ºC y 15 ºC.

Esta audaz perenne se puede tener en pequeñas macetas, incluso en el baño, ya que es completamente resistente a la humedad, el calor y temperaturas ligeramente elevadas; sólo ponle un buen abono y riégala cada semana (una o dos veces a lo sumo). Otro lugar adecuado para ellas es la cocina o cerca de una ventana. Durante los meses de frío, evita mojar excesivamente el sustrato y regar cuando las temperaturas sean muy bajas. Las plantas perennes tienen un período de descanso vegetativo de algunos meses, por lo que durante estos meses no es necesario regarlas tan a menudo.

Es aconsejable ubicarla en un sitio lo más fresco posible y muy bien ventilado, ya que no resiste las altas temperaturas que puede llegar a producir la calefacción. A medida que se acerque la época de primavera y los termómetros suban, será necesario aumentar la humedad para conseguir que los ejemplares prosperen y florezcan. Por otra parte, si has optado por el exterior, sus hojas anchas y gruesas lucirán más atractivas en las cercanías de estanques, en bordes y esquinas de los macizos florales.

Un mejor cuidado para sorprender
La floración se da a finales de invierno y principios de primavera y, para que te sorpendas con flores más grandes, se recomienda retirar las hojas que se ubican justo debajo de la flor, en cuanto ésta empiece a abrirse. Para un mejor cuidado, se aconseja cortarle los tallos florales marchitos y posteriormente podar todos los que hayan florecido desde la parte más baja.

Fácil reproducción
Se desarrolla a partir de rizomas, y se pueden dividir en otoño para aligerar las matas demasiado grandes y espesas. La época de siembra es de octubre a noviembre o primavera. Puede darse su reproducción por esquejes o semillas.

Expand

Plantas de España - 5

PINO CARRASCO: Pinus halepensis

Descripción: Árbol con el tronco y las ramas a menudo retorcidas. Su porte no supera los 20 metros de altura, no posee un porte globoso, las ramas pueden salir de la parte baja del árbol. Hojas tienen forma de acículas, con una disposición doble, son finas y no muy alargadas. Piñas alargadas de brácteas estrechas y pedunculadas. Con corteza grisácea profundamente agrietada. Es el pino más utilizado en nuestras reforestaciones, ya que soporta toda clase de terrenos, resiste bien la sequedad y crece muy rápido. Primocolonizador y pirofíticos

Usos tradicionales: Según la parte que utilicemos del árbol y la forma de preparar esta parte, se van a conseguir diferentes propiedades:

 • Mediante la destilación de sus hojas se consigue aceites y trementina (la trementina se utiliza para fabricar el aguarrás)

 • Con el cocimiento de acículas se consigue un potente desodorante para pies y un agradable tónico para masajear la piel.

 • El cocimiento de las yemas (partes tiernas de las ramas), se utiliza para tomar vahos que ayudan en los catarros y en las bronquitis.

 • La corteza se utiliza en los procesos de curtido y en la fabricación de barcas.

 

 

PINO PIÑONERO: Pinus pinea

Descripción: Son árboles que pueden alcanzar 30 m. de altura, aunque existen ejemplares de pequeño tamaño. Recibe su nombre de las conocidas semillas de cáscara dura que puede ser utilizada para el consumo. Los piñones se agrupan en conos gruesos (piñas) de hasta 10 cm. de largo, sin pedúnculo y redondas. Posee hojas en forma de aguja muy largas. El árbol desarrollado, resulta reconocible, por la forma globosa de su zona ramificada. Corteza castaña clara.

Usos tradicionales:

 • Producción de piñones.

 • Obtención de trementina para la fabricación de aguarrás.

Expand

Plantas de España - 4 - ESTEPA BLANCA

ESTEPA BLANCA (jara ó estepa): Cistus albidus

Descripción: Arbusto con tallo grisáceo que produce grandes y vistosas flores de cinco pétalos rosados, que florecen entre abril y junio. Abunda en los matorrales especialmente después de los incendios, especie pirófita, muy bien adaptada a los fuegos, es la primera que aparece después de un fuego. Es una planta heliófila, por lo que vive siempre en sitios muy soleados.

Usos tradicionales: la infección en la orina se puede tratar con infusiones de las hojas de esta hoja.

Expand

Listado de plantas peninsulares (capítulo 3) - PALMITO: Chamaerops humilis

Descripción: El palmito es un árbol perteneciente a la familia de las palmáceas, que abarca más de 1000 especies arbóreas; al palmito es fácil diferenciarlo ya que es la única especie que se da de por sí en nuestro país y en toda Europa y no se parece en nada a las otras palmeras de origen asiático o americano. Si se deja crecer sin la intervención del hombre puede alcanzar varios metros de altura, y su porte es muy elegante. Las hojas están divididas en gajos, de manera palmeada, con los rabillos armados de espinas vulnerantes. Es una planta dioica. Se cría por toda la costa mediterránea en laderas, collados, barrancos secos e incluso en acantilados. Por la costa atlántica también es posible encontrar algunos ejemplares. Es la única palmera silvestre de toda Europa y es por ello por lo que está protegida en nuestra Región.

Recolección: Florece en primavera, aunque los frutos los da un poco más tarde. Precisamente de la recolección con fines medicinales interesan esos pequeños frutos llamados dátiles. Antiguamente también se utilizaban las raíces, pero con el tiempo fueron cayendo en el olvido.

Principios activos: La composición del palmito es bastante compleja: en las hojas desecadas encontramos un alcohol llamado quercita, de igual naturaleza que el que se halla en los robles.En los huesos de los dátiles se ha encontrado un carbohidrato del grupo de las mananas y en las raíces aparecen cantidades importantes de glucosa, sacarosa y almidón. No contiene ni glucósidos ni alcaloides. El dátil o palmiche -como también se le conoce- contiene mucha materia tánica, sobre todo cuando no está completamente maduro.

Expand

Listado de hierbas peninsulares - 2 - Tapenera (alcaparras)

Descripción: Extendida en ambientes cálidos, generalmente en roquedos o pedregales. Planta fácilmente reconocible por sus grandes flores blancas (3 a 7 cm.), provistas de numerosos estambres sobresalientes de color violeta. Sus tallos son tendidos y espinosos. Las hojas son redondeadas y en ocasiones carnosas, generalmente espinosas. Su fruto es una baya carnosa.

Usos tradicionales: Es una planta de donde se aprovecha casi todo, pudiéndose utilizar: sus botones florales, sus frutos e incluso hasta sus tallos. Y es por ello que en algunas regiones son cultivadas por su demanda comercial. Las propiedades van a cambiar según la parte de la planta que se utilice:

• Las raíces y la corteza posee propiedades diuréticas, facilitando la micción, beneficiando así a la gente con problema en los riñones.

• El capullo floral, los tallos y los frutos son utilizados como condimentos de multitud de comidas y entremeses.

Expand

Listado de plantas peninsulares -1- MANRRUBIO ROJO (ballota hirsuta)

MANRRUBIO ROJO: ballota hirsuta

Descripción: Planta extendida, que se encuentra sobre todo en los lugares donde reposan herbívoros y cerca de viviendas (zonas nitrófilas). Posee unos tallos con gran cantidad de pelos blancos, las hojas son cordadas y sus flores blancas o moradas se encuentran dispuestas en verticilos.

Usos tradicionales: poseen diferentes funciones según la forma en que se prepare:

• Mediante el cocimiento de sus hojas y tallos (uso interno) va a poseer propiedades aperitivas, antipirético y defender contra los resfriados.

• Mediante la aplicación de emplastos (uso externo) será beneficioso en el tratamiento de granos, heridas e inflamaciones.

• Colgado va a ser potente repelente de piojos y pulgas en los gallineros.