Avisar de contenido inadecuado
Expand

Oreja de Elefante para nuestro jardín

La colocasia, de enormes hojas muy decorativas, es un ejemplar ideal para los alrededores de estanques o jardines acuáticos. Se trata de una especie muy llamativa y una buena opción para cultivar en casa. Procedente de la India, en toda Asia se pueden encontrar hasta mil variedades diferentes. Su nombre coloquial, Oreja de Elefante, hace referencia al tamaño de sus hojas. De tonos que varían dentro de la gama de los verdes, tienen forma de corazón o de flecha y cada tallo puede presentar hasta tres hojas que alcanzan el metro de longitud. En invierno, debido al frío, se caen, pero rebrotarán nuevamente en primavera.

Presentan unas pequeñas flores que nacen en los meses de verano y que es aconsejable cortar para que las hojas puedan crecer con todo su esplendor. Éstas resultan más vistosas y decorativas por lo que nos interesa que la planta dedique todos los nutrientes a su desarrollo.

Cuidados imprescindibles
El mejor momento para la plantación es la primavera y la división de los tubérculos aparece como la principal manera de conseguir nuevos ejemplares.

Para que la multiplicación tenga éxito, una vez separados algunos tallos con sus raíces, dejaremos unos días para que la herida se “cure” y luego plantaremos horizontalmente a una profundidad de 15 cm. Recién enterrada, y hasta que enraíce, necesita riego con bastante frecuencia.

Requiere un ambiente cálido y no sobrevive a temperaturas inferiores a los 10 ºC. Aunque se puede cultivar tanto en interior como en exterior, si lo hacemos al aire libre debemos tomar algunas precauciones cuando se acerque el invierno: hay que protegerla de las heladas y resguardarla del viento que puede afectar al follaje.

Para proteger en otoño los ejemplares que crecen en el jardín, cuando comienzan a descender las temperaturas, se recomienda podar y desenterrar los tubérculos para colocarlos en un lugar más cálido.

Si bien las temperaturas altas son las que mejor soportan, no deben incidir directamente sobre ella los rayos de sol y la semisombra resulta el mejor lugar para que crezca sana.

En verano se aconseja un riego frecuente y añadir periódicamente fertilizante. Necesita mucho alimento en la tierra para poder desarrollar las hojas en todo su esplendor.

La araña roja, el mayor peligro
Esta plaga se alimenta de la savia de la planta a través de sus hojas, localizándose en el envés. Cuando el invertebrado haya infectado la planta, tornará a un color amarillo, secándose después hasta morir. La humedad es la mejor medida para combatirla, pero en el mercado también se encuentra gran cantidad de compuestos muy eficaces. En las tiendas especializadas nos pueden aconsejar qué producto es más eficaz para cada ocasión. Los que se presentan en polvo llegarán a más zonas que los líquidos y resultan más adecuados para acabar con la araña.

{
}
Expand

Cuidados y posibles enemigos de la vriesea

Con respecto al riego, lo principal que debemos tener en cuenta, es que la roseta que forman las hojas siempre cuente con una cantidad mínima de agua. Lo ideal es regarla con agua de lluvia o decalcificada. En ambientes muy secos o en verano será necesario que la pulvericemos de vez en cuando.

La vriesea gusta de luminosidad, pero no de luz directa: es una planta de semisombra. Como planta selvática suele reproducirse en zonas bajas, al pie de los árboles, donde suele llegar muy poca luz dada la frondosidad de este ecosistema. Para que nuestra planta se encuentre en unas condiciones óptimas, allá donde viva debemos mantener una temperatura de unos 15-18 ºC .

Cuidado con la araña roja y la cochinilla
La vriesea se caracteriza por su sensibilidad a plagas de araña roja. Este ácaro es muy resistente, por lo que conviene prevenir. Lo más efectivo es mantener siempre a nuestro ejemplar lo bastante húmedo, nunca dejar que el suelo ni la roseta se sequen por completo. La araña roja aprovechará la sequedad para atacar. Otra solución excelente para repeler la araña roja: pulverizar nuestra vriesea con infusión de ortigas secas. Si la araña roja ya la ha invadido, la mejor solución es acudir a un especialista. Si esta plaga se adueña de nuestra planta, sus hojas se secarán y morirán.

Otra plaga que la puede atacar es la cochinilla harinosa, insecto que se detecta porque las hojas adquieren un color amarillento o una apariencia deformada. Otra señal de cochinilla es que la planta se cubre de una sustancia pegajosa. Podemos adquirir un insecticida en una tienda o preparar uno casero: disolveremos una cucharada de jabón por un litro de agua y pulverizaremos nuestra planta. Si quedan restos de insectos, los eliminaremos con la mano. Con la misma solución limpiaremos después cuidadosamente las hojas.

Si la mantenemos con unos mínimos cuidados, la vriesea nos ofrecerá un exotismo inusitado, y dotará a cualquier rincón de nuestro hogar de una apariencia fresca, nueva y esplendorosa.

Expand

La vriesea, encanto minimalista

¿Tu casa es un ejemplo de modernidad? Entonces la vriesea será para ti una amiga incondicional. En cualquier rincón luminoso del interior de tu casa cumplirá una función ornamental, acorde con una personalidad vanguardista de tendencias minimalistas. Es muy práctica, ya que no necesita muchos cuidados. Eso sí, nos lo agradecerá si mantenemos en su estancia un ambiente húmedo y cálido, por lo que tendremos que tener especial cuidado en invierno, ya que los nuevos sistemas de calefacción resecan mucho el aire.

Origen selvático, apariencia exótica
La vriesea pertenece a la familia de las bromeliáceas, plantas que tienen su origen en las selvas de América Central y del Sur, por lo tanto necesitarán temperaturas cálidas y una humedad constante.

Al igual que el resto de bromelias, las hojas de la vriesea nacen en forma de roseta. Esta singularidad le sirve para canalizar el agua de lluvia y llevarla hasta su centro, para que permanezca almacenada y pueda recurrir a ella cuando lo necesite. De la roseta emerge una espiga que, normalmente, será de color rojo o amarillo, en ambos casos, muy intenso, y de sus brácteas nacerán unas pequeñas flores de color amarillo o verde.

La vriesea será feliz si le proporcionamos un suelo ácido, y estará esplendorosa si éste se compone de tierra de jardín, turba y arena. En la época de floración necesita un compost aireado y húmedo, pero no excesivamente, ya que las raíces corren el riesgo de pudrirse.

Expand

Más sobre el syngonio

Le gusta el riego
La manera y cantidad de agua que proporcionemos al syngonio será determinante para su futuro desarrollo:

  • Regaremos esta planta con agua tibia, a poder ser a temperatura ambiente.
  • La prefiere de lluvia o decalcificada.
  • Podemos pulverizar sus hojas de vez en cuando para conseguir un ambiente húmedo, sobre todo al llegar la estación estival.

Condiciones selváticas
Si tenemos en cuenta la climatología de la que goza el syngonio en su hábitat natural, no tendremos problemas a la hora de su mantenimiento:

  • Necesita luz, aunque no directa, pero sobrevivirá sin problemas en condiciones de semisombra.
  • La temperatura ideal para esta especie es de entre 18º C y 21º C, aunque en invierno podrá soportar hasta 15º C, nunca menos.
  • No aguanta las corrientes fuertes de aire.
  • La multiplicación la realizaremos en primavera a partir de esquejes.
  • Si vemos que sus hojas se vuelven lacias es muy posible que sufra de falta de riego.
  • El abonado lo realizaremos una vez al mes junto con el agua.

Afecciones más peligrosas
Es susceptible de sufrir el ataque de hongos, por su necesidad de humedad, tales como cephalosporium y rhizoctonia, que producirán manchas en sus hojas, normalmente de color marrón o rojizo. También le atacan plagas que suelen aparecer en interirores e invernaderos: cochinilla, trips y ácaros.

Follaje muy profuso
El syngonio posee unas hojas de tamaño mediano, muy abundantes un de color muy vivo. Se suele cultivar entutorada o como planta colgante. En su follaje reside su belleza, y aquellos que la conocen la adoran. No así por sus flores, que tardarán años en nacer y que no son demasiado atractivas.

Nos encontramos ante una especie tropical apta para ambientes de interior donde las plantas selváticas sean bienvenidas. El syngonio hará las delicias de aquellos enamorados de la verdosa frondosidad.

{
}
Expand

El syngonio

En el mundo de la planta ornamental también hay modas. Actualmente, para interior, las especies más presentes son las muy exóticas, es el caso del syngonio, que se ha introducido en nuestros hogares. Algunos amantes de la botánica, y otros por casualidad la cultivan hace tiempo, pero no es la tónica general. En el mundo de la planta ornamental, como en interiorismo, también hay tendencias, sobre todo cuando se trata de ejemplares de interior, que tenemos que conjugar con los espacios de nuestro hogar.

Existen alrededor de 30 variedades de esta especie cuyo origen lo encontramos en las selvas tropicales de América Central, pero una de ellas es la más cultivada para su venta. Se trata del syngonium podophyllum, que resulta muy vistoso por sus hojas variegadas, de un verde intenso y oscuro, en combinación con unos nervios, en ocasiones, de un tono blanquecino, y en otras plateado. Esta variedad se cultiva profusamente en Panamá y Costa Rica.

Apreciada fisonomía
Posee una alto valor ornamental y no estará ausente de ningún vivero ni floristería, a pesar de ello, su introducción en nuestras casas está siendo lenta:

  • Es una planta herbácea cuyas hojas son apuntadas en su juventud, y con el tiempo se vuelven ovaladas.
  • En estado natural se vuelve trepadora, llegando a medir hasta 2 m. de altura.
  • Posee unos largos tallos, que caerán si no le proporcionamos sustento.

Suelo rico y bien drenado
Como planta tropical, las condiciones que demanda son calor y humedad.

  • El sustrato en que plantemos el syngonio tiene que ser rico en materia orgánica.
  • La tierra estará siempre húmeda pero no encharcada.
  • Será porosa, es decir, con excelentes condiciones de drenaje, de lo contrario corre el riesgo de pudrirse.
Expand

Monarda o bergamota (Continuación)

Floración rica y prolongada
La bergamota es apta por excelencia para el arriate estival y el jardín de flores para cortar, pero lucirá también espectacular en espacios verdes más naturales. Su altura varía de 70 a 180 cm. Su floración, en julio y agosto, es rica y prolongada en los colores blanco, violeta, lila, rosa, rojo, púrpura y morado.

La inflorescencia consiste en un verticilo de pequeños cálices, del cual aparecen cada vez nuevas flores labiadas de abajo a arriba. Las brácteas debajo de la inflorescencia contribuyen en gran medida a la belleza de la planta.

Atrévete a dar juego a la monarda, mezclándola con otros colores en el arriate. Escoge, por ejemplo, fusiones en blanco, rosa y púrpura pasando a rojo muy oscuro. Algunas plantas vivaces que combinan muy bien con la bergamota son, entre otras: Achillea, Agastache, Lavatera, Lobelia, Nepeta (hierba gatera), Origanum (mejorana), Salvia, Sidalcea, Thalictrum (ruda pratense) y Veronica (verónica).

División de matas
Para una buena floración es aconsejable arrancar las plantas cada dos o tres años, quitar el corazón viejo y plantar de nuevo las partes exteriores de la mata. El desarraigo de la planta no causará dificultades porque la monarda echa sus raíces superficialmente. La bergamota es resistente a las heladas, prospera tanto al sol como a media sombra y se puede plantar y trasplantar durante casi todo el año, aunque después de septiembre no es recomendable.

Necesita un suelo de jardín permeable y rico en humus; la monarda fallará en tierra arcillosa pesada y sin labrar. Es una planta fuerte que no exige cuidados, siempre y cuando no esté seca, así que recuerda que has de regar regularmente.

Expand

Monarda o bergamota

La monarda es una planta de jardín ideal: destaca por sus espectaculares flores de hermosos colores e inflorescencia esférica, sus bonitas brácteas y sus hojas aromáticas. Y gracias a sus fuertes tallos, también llama la atención en el invierno. Esta variedad pertenece a uno de los géneros botánicos más importantes de plantas de jardín y es casi una obligación escogerla cuando se hace una elección de entre el surtido de plantas vivaces. Como 'último toque', en la época de floración, acuden a la monarda las abejas. Después de la floración no hace falta cortar las flores porque las inflorescencias marchitas siguen siendo atractivas hasta muy entrado el invierno. Eso hace que esta planta merezca sin duda la pena.

A pesar de su hermosura, la bergamota había caído algo en desgracia durante algún tiempo, debido a la frecuente presencia del mildíu en las variedades existentes más antiguas. Una vez afectadas por esta enfermedad, las plantas perdían todas sus hojas y con ello su valor ornamental para el jardín. Hace unos años, éste fue el motivo por el que los cultivadores empezaron a crear nuevas selecciones que no fueran sensibles al mildíu. La siembra, la selección y finalmente el lanzamiento al mercado de una nueva monarda han costado unos cuatro años.

Planta de los indios
Así se le suele llamar también a la bergamota. Y no es de extrañar si consideramos que la monarda es originaria de los Estados Unidos, donde gozaba de gran prestigio entre los indios. Los Oswego, en los alrededores de Nueva York, hacían infusiones con sus hojas, una costumbre que adoptaron también los colonos.

De la monarda fistulosa se preparaba una infusión de menta; el aceite de las hojas también se empleaba para combatir males de las vías respiratorias. La hoja aromática de la bergamota se sigue utilizando para perfumar un conocido sabor de té llamado Earl Grey.

Expand

Jardines del mundo - Botánico de Jerez

Promotor de la cultura
El 25 de septiembre de 2002, la Dirección General de Bienes Culturales lo proclamó Jardín de interés cultural, ya que son muchas las actividades en favor de la naturaleza que se organizan en el mismo. Os presentamos algunas de ellas:

  • Participó durante el mes de noviembre de 2004 en el programa de control de flora invasora en el Parque Natural Bahía de Cádiz. El propósito es la desaparición de dos tipos de plantas invasoras oriundas de África que suponen un peligro para la flora de la zona. Este plan se prevé que dure tres años para que su resultado sea óptimo.
  • El rescate de narcisos que se produjo en 1996 en la población gaditana de Medina Sidonia. La presencia de estas plantas no es muy frecuente y en el momento en que se encontraron se decidió realizar el rescate de los ejemplares y su posterior plantación, ya que las obras previstas en la autovía abarcaban esa zona. La operación concluyó con éxito.
  • El nuevo itinerario, que cuenta con 150 árboles, se ha estructurado de tal modo que cada uno de ellos se presenta con una placa cerámica que incluye detalles como el nombre, la familia o el área de distribución.
  • Se quiere crear un herbario y un pequeño banco de germoplasma; fomentar la investigación botánica, la conservación de la flora y la educación.

Proyecto de ampliación
El Jardín destaca por sus programas de conservación, educación e investigación científica sin fines lucrativos cuyo objetivo es investigar, difundir y documentar las actividades que favorezcan el desarrollo del conocimiento de las plantas y la naturaleza.

"Los visitantes son los mismos para el Botánico que para el Zoológico, con una entrada única, aunque hay gente que viene a ver fundamentalmente los animales (la mayoría) y otros cuyo principal interés son las plantas (una minoría, pero en continuo incremento). El total de visitantes anuales viene a ser de 200.000 personas", aclara Iñigo.

Además, está llevando a cabo un Programa de Ampliación y Renovación que lo convertiría en el zoo-botánico de mayor extensión de nuestro país. Actualmente está formado por 55.000 metros cuadrados, que se llegarían a triplicar

Información de utilidad

  • Dirección: C/ Taxdirt, s/n, E-114 Jerez de la Frontera (Cádiz)
  • Teléfono: 956-153164
  • Horarios: invierno (1 de octubre al 31 de mayo) de 10 a 18 horas. Verano (1 de junio al 30 de septiembre) de 10 a 20 horas. Los lunes cierra.
  • Precios: adultos 4.20 €, niños y pensionistas 2.70 €.
  • Existe un tren habilitado para recorrer las instalaciones del Jardín que, si se desea, puede ampliar el recorrido hasta la ciudad.
Expand

Jardines del mundo - Botánico de Jerez

Un fantástico espacio natural en la privilegiada provincia de Cádiz te está esperando.Y, si además de ser un amante de las plantas lo eres de los animales, estás de enhorabuena, ya que presenta una característica muy particular: es, a la vez, un Parque Zoológico. Así, en 1953 se inaugura el Parque Zoológico y Jardín Botánico Alberto Durán. Su objetivo hoy es afianzarse como botánico, cooperando con el dualismo entre animales y plantas.

"Ésta es una de las singularidades que hace a esta institución única en nuestro país; aquí tenemos zonas en las que dominan las instalaciones de animales y en otras las plantas, pero están todas mezcladas. Incluso hay plantas rotuladas dentro de las instalaciones de animales", nos explica Iñigo Sánchez, conservador del Jardín Botánico de Jerez.

Su inicio data de, aproximadamente, 1889, momento en que se construyen los depósitos de aguas en la ciudad y los alrededores se ajardinan, pasando a denominarse los jardines de Tempul. En 1939 se convierten en públicos y comienza a gestarse el Botánico jerezano, uno de los más antiguos de España, que cuenta con una valorada colección de centenarios y singulares árboles.

¿Qué contiene?
Este inicial Jardín nos dejó un legado de casi 1.000 árboles que, actualmente, se ha superado por la incorporación de nuevas especies. La finalidad es aumentar la colección botánica y se está consiguiendo. La prueba está en que hace 10 años contaba con 100 especies en las que se incluían árboles, arbustos, trepadoras y herbáceas, y ahora comprende 150 especies tan sólo de árboles.

Como ejemplares destacables, citamos por ejemplo el Cedro del Himalaya, el Plátano de Sombra, el Almez del Misissippi o los Pinos Piñoneros . "Son especies comunes pero que tienen un gran porte. También destacaría un grupo de ejemplares de Araar que son los más grandes conocidos para esta especie, que habitualmente tienen un tamaño pequeño. Por otro lado, menos habituales son ejemplares como el Celtis mississipiensis, Koelreuteria bipinnata, o Erythrina corallodendron", nos comenta el conservador.

En cuanto a la recopilación de palmeras, se caracterizan por ser numerosas y centenarias, y predominan las de abanico, las datileras y las canarias. En resumen, hoy por hoy, la colección total de plantas que se cultiva en el Botánico de Jerez asciende a 400 unidades.

El clima es decisivo en la región gaditana; en palabras de Iñigo Sánchez, "el verano es limitante, pero el dosel de árboles permite el desarrollo de plantas debajo, si cuentan con un buen sistema de riego. Obviamente las especies centroeuropeas no van bien aquí, pero por el contrario, las suaves temperaturas permiten el cultivo de muchas especies subtropicales".

Respecto a la distribución del Jardín, "existe un invernadero de trabajo que, cuando está abierto, se puede visitar, pero no es de exhibición. El Jardín está dividido por su conformación original, con las plantas de diferentes familias y orígenes repartidas por todo el parque, aunque en los últimos años se han creado algunos jardines temáticos como el de las plantas crasa y el jardín de cicas", nos comenta el conservador, añadiendo que "contamos con exposiciones temporales de temática muy variable, unas veces zoológica, otras botánica y otras mixta, como las que tuvimos recientemente de zonas húmedas o de especies invasoras".

Expand

Plantar bulbos de manera natural

Es más que probable que ya conozcas esos preciosos jardines que dan la impresión de que la Madre Naturaleza hubiera tirado por el camino del medio entre cultivo y naturaleza. El secreto para conseguir estos conjuntos armoniosos y, a la vez, rústicos, está en la manera de plantar. Con bulbos también es posible obtener este efecto natural. Sólo tienes que seguir estos pequeños consejos.

En primer lugar, has de cavar el trozo de suelo donde quieres cultivar, para que la tierra esté bien suelta. A continuación, coge un puñado de bulbos y espárcelos con cuidado sobre el suelo: en efecto, se planta aleatoriamente, en el mismo lugar donde hayan ido a parar. A veces caen varios muy cerca unos del otros. En ese caso, es recomendable plantarlos un poquito más separados, pero tampoco demasiado para mantener así la distribución natural.

Asimismo, también es buena idea crear grupos de forma alargada. Esto aumenta el efecto paradójico de caprichoso y equilibrado. Aplicando una especie de plantación en pisos, como se suele hacer en cubetas y macetas, se obtiene un curso natural de flores consecutivas en una superficie relativamente pequeña, pero con un aspecto natural.

Plantar de un modo ordenado
Este otro sistema de cultivo se aplica desde muy antiguo. Aquí no se trata de una transición paulatina en que se esparcen los bulbos caprichosamente. Después de remover la tierra, se coloca una fila de bulbos, tal y como nosotros queramos. Tendremos en cuenta la distancia de plantación prescrita en la etiqueta. El círculo, óvalo u otra forma se llena ahora con bulbos.

Todos los bulbos se colocarán a la misma distancia uno de otro. Cuando se hayan distribuido, podemos plantarlos uno por uno con un práctico plantador automático, con la mano o con una pala pequeña. El cultivo de modo ordenado tiene como ventaja que se pueden poner más bulbos en la misma superficie, y que, por tanto, el jardín estará todavía más lleno de colores.

Elección de los colores
Los colores suaves, como el amarillo claro, el rosa y el violeta, son muy aptos para la plantación de modo natural, mientras que los intensos colores primarios lucen mejor en la plantación de modo ordenado. El cultivo ordenado queda mejor en jardines más cultivados y clásicos, mientras que la plantación natural se aplica cada vez más en los jardines menos formales.